domingo, 31 de julio de 2011

Un iPad en mi estudio: parte I

En vista de la cantidad de software musical o de control de gran calidad que se ha ido desarrollando para iPad, casi podemos afirmar que este dispositivo va mucho más allá del mero entretenimiento y se acerca cada día más al estatus de herramienta (puede que incluso instrumento) cuya presencia, si no imprescindible, sí resulta interesante en un estudio o para un directo. Evidentemente no podemos hablar de un sustituto del ordenador ni de una estación de trabajo profesional, pero sí de un dispositivo capaz de proporcionar muchos y muy variados servicios a los que un músico o un productor le pueden sacar partido gracias a sus características: pantalla multitáctil, procesador razonablemente potente, sistema operativo y aplicaciones ligeras, tamaño y peso ligeros, larga duración de batería y un precio similar al de muchos portátiles pequeños y tablets sin la mitad de sus prestaciones. Ah, y no olvidemos la cantidad ingente de aplicaciones que ya existen para iPad...

Aunque no soy demasiado fan de las aventuras de Apple, sí encuentro suficientes estos argumentos como para decidirme a adquirir uno y probar a integrarlo en mi estudio, bien en combinación con mis otros instrumentos (como constaté hace unos días con el artículo Controlando dos sintetizadores desde un iPad), bien de forma independiente, como he querido resumir en el siguiente vídeo, primera de muchas partes, que incluye las siguientes apps: DM1 (0:13), Synthtronica (1:37), Beatwave (4:14), Mugician (5:19) y Sunrizer (7:11).


  • DM1: caja de ritmos de sonido vintage que incluye un secuenciador por pasos, drum pads, mezclador y un editor de canciones mediante el cual combinar los patrones creados. Incluye sonidos de hasta 34 cajas de ritmo clásicas grabadas en alta calidad.
  • Synthtronica: sintetizador polifónico espectral basado en arquitectura formante que incluye un pad para controlar hasta 11 filtros independientes de forma multitáctil el tiempo real. Especialmente interesante para crear pads y texturas complejas.
  • Beatwave: secuenciador matricial gratuito con samples de buena calidad y atractivos efectos visuales que cuenta con 4 capas para grabar distintos patrones.
  • Mugician: un curioso teclado microtonal gratuito con sonidos sintetizados y distorsionados de guitarra-bajo de 11 cuerdas.
  • Sunrizer (antes llamado Horizon): sintetizador virtual analógico de gran sonido y flexibilidad que cuenta con 7 voces de polifonía, 2 osciladores + 2 subosciladores con múltiples formas de onda incluyendo SuperSaw, 2 multifiltros por voz, 2 LFOs, 2 envolventes, arpegiador, efectos y función de morphing.