miércoles, 20 de febrero de 2008

Virus TI vs Blofeld

Si habéis estado atentos a las novedades del Winter Namm'08 habréis descubierto (seguro que con cierto asombro) la presentación del nuevo producto de la marca alemana Access, el Virus TI Snow. Este nuevo producto de nuevo tiene poco más que el aspecto, ya que viene a ser una versión recortada del Virus Ti que ya cuenta con algo más de dos años en el mercado y unas cuantas versiones del sistema operativo a sus espaldas. Esto, por otra parte significa que el Snow viene abalado por la calidad que ya ha demostrado su hermano mayor. No es misión de este post comparar el Snow con su hermano mayor, baste decir que su precio se abarata en unos 600 euros a costa de perder polifonía (baja de 80 a 50 voces aproximadamente), 4 partes en lugar de 16, salidas de audio, knobs y alguna cosa más.


Por otra parte, hace unos tres meses Waldorf por fin sacó su largamente anunciado Blofeld. Este pequeño sintetizador no tiene hermano mayor aparente, sin embargo parece que en su interior encierra la potencia de un Micro Q y las formas de ondas del Microwave, lo que significa que también viene bien recomendado.

Al menos en apariencia, estos dos pequeños aparatos parecen compartir más de un detalle: dimesiones reducidas, capacidad limitada respecto a otras máquinas contemporaneas, integración con ordenadores y una filosofía orientada a la portabilidad y un mercado de menor presupuesto.

Este artículo no tiene como propósito comparar ambos sintetizadores punto por punto, sino más bien estudiar qué aspectos pueden ayudar a un posible comprador a decantarse por uno u otro. Este estudio lo hago desde el punto de vista de mi experiencia con ambos lutiers, porque aún no he puesto mis manos sobre ninguna de las dos máquinas y no sé realmente cómo suenan o se comportan.

Interface y facilidad de manejo

Dada mi experiencia con versiones anteriores del Virus, debo decir que la facilidad de uso es un hecho, por lo que me puedo imaginar que manejar el Snow debe ser cosa sencilla, aunque no se tenga acceso a muchos parámetros de forma directa via knobs tal como podemos encontrar en sus otras encarnaciones.
Por otra parte ofrece una pantalla lo suficientemente grande como para que tengas a la vista la información necesaria en todo momento. Existe, además un fantástico software para editar este bicho (y los demás) desde un ordenador, por lo que editar sonidos no debería ser un problema en el peor caso. Recordemos además que TI viene de Total Integration, haciendo referencia a su integración con un amplio rango de software (especialmente secuenciadores), aspecto en el que Access se ha esforzado al máximo en los últimos tiempos, por lo que su perfecto uso junto a un ordenador parece garantizado.


Algo parecido debe suceder con el Blofeld. El interface es muy similar en cuanto a controles, pero además cuenta con la ventaja de tener una pantalla algo más grande y gráfica, lo que permite, como se puede apreciar en las imágenes, entenderse de una forma muy intuitiva y cómoda con el aparato más allá de la gracia añadida.

En este sentido me recuerda al Oberheim OB-12, con el que sí tengo experiencia, y debo confesar que en ocasiones resulta muy útil, aunque también a veces es un poco coñazo ver cómo cambia la pantalla a cada pequeño cambio de un parámetro, cosa que en el OB-12 puedes evitar si usas el botón hold y que espero tenga implementado el Blofeld. Imagino que si no hay un editor para ordenador, no tardará en salir, al igual que espero una buena integración con otro tipo de software.

Especificaciones técnicas: osciladores, partes y polifonía

El Snow cuenta con un máximo de 50 voces, pero esto va a depender de la complejidad del sonido creado y el uso de los efectos (como en casi todos los Virus). No quedará sin embargo terriblemente mermado si lo comparamos con las 12, 24 o 32 voces de los modelos A, B y C anteriores, aunque sí en comparación con sus hermanos TI que cuentan con casi 80 voces en el mismo formato. Dispone de 3 osciladores y un suboscilador y dispone de 3 LFO, 2 filtros multimodo, 2 envolventes y una matriz de 6 slots con 1 source y 3 targets por cada slot. Cuenta, además, con 4 partes, 512 presets de RAM y 512 de ROM y un arpegiador programable de 32 pasos.


Por su parte, el Blofeld consigue unas 25 voces y 3 osciladores entre los que cabe destacar todos los modelos sonoros del Waldorf Q y todos los wavetables de la serie Microwave. Cada voz dispone de 2 filtros multimodo, 3 LFO y 4 envolventes. En este caso su matriz de modulación cuenta con 16 slots. Según la web, también pasa de los 1000 sonidos , incluye un arpegiador de 16 pasos y es capa de soportar hasta 16 partes multitímbricas.

Salidas y conectividad

Ambos modelos cuentan con un par de salidas de audio y un conector de tipo USB 2.0 que, en el caso del Virus parece que se puede usar también para transmitir audio (hasta 3 pistas adicionales), cosa que disminuirá el rendimiento del procesador. El Snow posee, además dos entradas de audio de 24bits A/D para vocoder y efectos y una salida MIDI que el Blofeld no posee aunque sí la de entrada.

Precios

Ambas máquinas presentan una estética atractiva y orientada a la integración con ordenadores y al cómodo transporte para actuaciones en directo. Ambas máquinas compiten también en similares condiciones en cuanto a prestaciones técnicas. Sin embargo el precio también suele ser un factor de peso a la hora de comprar un sintetizador, y en este caso la cosa parece diferir bastante entre uno y otro. Según precios de hoy en uno de los sitios web más populares de Europa Music Store, la diferencia entre uno y otro es de casi el triple. El Waldorf Blofeld nos sale por unos 389 euros mientras que el Access Virus TI Snow lo encontramos en 1059 euros, en ambos casos con iva y gastos de envío incluidos.

Conclusión final

El Virus parece ofrecer lo mejor de la serie TI pero con algunos recortes más allá de lo estético, y aunque no deja de ser una bestia de máquina (y muy bonita), hay que verlo en acción y ponerlo al máximo para ver su rendimiento. La transmisión de audio por USB puede ser muy interesante, pero, como digo, es probarlo junto con un patch complejo para ver cómo se defiende. Quizá lo que más toca la moral sea el precio (rondando los 1100 euros), donde por apenas 600 euros más puedes encontrar la versión de sobremesa de su hermano mayor, con muchos más knobs, voces, salidas y la misma flexibilidad y calidad de sonido. No obstante, tener todo un Virus por ese precio no es algo tampoco despreciable.



Por otra parte, por unos 600 euros menos encuentras todo un Waldorf y su característico sonido, con multitud de formas de onda (incluidas las de sus populares hermanos mayores Microwave y Q), una estética igualmente atractiva y una cómoda pantalla gráfica. Las prestaciones sonoras respecto al Snow son similares (3 osciladores, amplia matriz de modulación, filtros de calidad, multitud de sonidos, etc) y las diferencias más apreciables serían la ausencia de entradas de audio y la salida de MIDI que posee el Snow (y que no entiendo bien para qué está).

Personalmente mi elección está clara. Soy digno poseedor de un Waldorf Microwave XT y de un Indigo y un Indigo 2, me hago una idea del tipo de sonido que cabe esperar de cada uno y también soy consciente de mis necesidades y limitaciones. Si puedo elegir me quedo con el Blofeld (de hecho se perfila como un claro candidato a próxima compra desde que salió). Puestos a pillarme un Snow, me mojo un poco más y voy a por un TI en rack, que me ofrece bastante más por no mucho más de lo que ya cuesta el Snow. De hecho, en el mercado de segunda mano se pueden encontrar modelos de sobremesa casi por el precio de un Snow.

En cualquier caso, es opinión personal, de manera que, si el precio no es impedimento, la elección definitiva recaería sobretodo en el tipo de sonido que busque cada uno, para lo cual lo mejor siempre es probar el sintetizador, y si esto os resulta imposible, aquí os dejo un video de cada uno para que os hagáis una idea:





Tabla comparativa

Por último os dejo una breve tabla comparativa de las especificaciones de ambos equipos elaborada por mi que me ha ayudado a redactar este artículo y decidir cual de los dos me parece más atractivo.

1 comentario:

Javier dijo...

La verdad es que me he comprado ya el blofeld, pero después de leer tu comparativa y ver los vídeos estoy más convencido de que he hecho una gran compra :)